13 de noviembre de 2005

Yo también estuve allí (pero que me descuenten, por favor)

Si los reporteros de los medios de comunicación no cuentan a la hora de contabilizar los asistentes a una manifestación, los bloggers que van a cubrirla tampoco deberían contar. Por eso, exijo que, para empezar, descuenten nuestro metro cuadrado de asistencia (que somo 4 personas para dicho espacio, o sea, lo que entra).

Pero claro, todo depende de cómo quieras contar, porque en la manifestación había personas que ocupaban ellas solas un metro cuadrado. Digo yo que es más cómodo que compartirlo con otras cuatro sudorosas personas.

Ésta ocupaba un m2 ella sola

El caso es que acudimos, a la una de la tarde -algo pronto para mí, pero bueno- al VIPS de la calle Alcalá. Llegué el último y me encontré con una organización sin precedentes: prosopopeyo había preparado un mapa plastificado sobre el que montar nuestro asalto subversivo. Por supuesto, como suele pasar con estas cosas, lo usamos lo justo.

Preferimos ir a explorar el recorrido. Con la banda sonora de Marilyn Manson, como cuentan El Teleoperador y Chema, , nos fuimos encontrando con escenarios y coches de la COPE. Nada que no esperásemos.

Al comenzar la mani, nos separamos. Me tocó quedarme en Cibeles y decidí encaramarme a una valla de piedra. Allí me encontré con un simpático señor con el que mantuve una agradable conversación:

- ¿Qué, caballero, dice la radio cuántos somos?
- No dicen nada, pero da igual, luego la caraculo dirá lo que quiera.
- ¿Quién es la caraculo [juro que lo pregunté con cara de perplejidad]?
- Sí hombre, la marimacho...
- ¿Quién, quién?
- Coño, la vicepresidenta.


Logré escapar de un salto...

Ahora bien, nada superó la emoción de ver cómo la gente jaleaba y aplaudía al escritor más prolífico en lengua hispana, César Vidal. No tengo imágenes, pero os aseguro que saludaba como los reyes, aunque sin el dedo.

(Imagen cedida por prosopopeyo)

Me costó recuperarme, pero lo hice al ver pasar a un ogro y a algunos repetidores, capirotes de castigo incluidos:

Estas dos han suspendido...

Menos mal que por allí había unos servicios de seguridad bien pertrechados. Si no hubiese sido por ellos, seguro que algún incívico alborotador hubiese reventado la manifestación.

Aparte de todos los obsequios gratuitos de los organizadores, que los daban sin mirar a quién, la colección de pancartas, carteles y banderas estaba bastante bien. Saqué fotos de los que pude, porque una insistente señora no paraba de preguntar "si había visto pasar a Rajoy". No, señora, Rajoy no ha pasado. Eso sí, si tengo que elegir, me quedo con la gorra 'Yo no amo a ZP' y, por supuesto, con el coro de niños cantores:

Los niños cantores

El caso es que, con tanta cámara, debieron de confundirnos con periodistas o algo así. De la COPE, exactamente, porque una señora vino a informarnos de que aquella mañana, en el VIPS, "se había agotado El Mundo". Noticia de primera plana. Tranquila, señora, que avisamos para que parasen las rotativas... lo malo es que nos colgaron.

Sobre las 19.00, decidimos reunirnos para intentar un asalto final a los coches oficiales, localizados por El Teleoperador, pero nos pudo el cansancio y, tras avistar a las monjas-espectro (que luego no lo eran), decidimos marcharnos (no sin antes hacernos la foto de rigor) y desear suerte a nuestro relevo, o sea, los servicios de limpieza:

Van a tener trabajo esta noche

Eso sí, nos llevamos un último susto, culpa de César (un amigo), que se puso a gritar por la calle que la Cristina Chichi era una gorda que ocupaba ella sola media manifestación. Una señora le dio una lección de educación... y le acompañó del brazo durante unos metros, para escarnio y mofa de todos ;)

(César desmiente esta versión y asegura que él sólo decía que Cristina ocupaba mucho, y que la vieja le dijo que tendría que haber más Cristinas porque le echaba narices... Dice tamién que no le dio ninguna lección. Transmito sus palabras)

Y, que no se me olvide, El Teleoperador no va a estas manifestaciones por hacer la gracia, sino para intentar follar con la más pija del lugar. Le pone arrastrarlas por el fango. Vamos, que ni Valmont.

PD: Todas las fotos que hice están aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada